viernes, 24 de octubre de 2014

DIOS SIEMPRE NOS MOTIVA



He ahí la montaña alta e imponente
se necesita de mucho esfuerzo y valor
diría también un reto proponerselo
para alcanzar la cima.
Un reto que muchos no superan.
Dios es justo pues todavía vive.
Y creo montañas pequeñas
para que muchos intentaran
subirlas primero y armarse
de valor y corazón para esa
gigante montaña que viene.
Con esos ejemplos vivos
nos motiva en la vida
a alcanzar las metas mas allá
con esfuerzo y superación
.

LLAMENME LOCO